EL RECONOCIMIENTO…

” Androcles, un esclavo de la antigua Roma, escapó al bosque y se refugió en una cueva. En su interior, divisó un soberbio león que se lamía la pata derecha. Androcles se dio cuenta de que estaba herido. Aunque el animal rugía de tanto en tanto, se acercó y le habló suavemente para tranquilizarlo.

Pudo así, tantear la herida y descubrir que tenía una flecha clavada. Se la extrajo y le lavó la pata.

Durante varios días, Androcles se quedó con el león, hasta que decidió salir de la cueva. Pero apenas dio unos pasos, fue capturado por soldados romanos, que lo llevaron al circo. Al poco tiempo, lo sacaron de su horrible mazmorra y lo arrojaron a la arena.

Por otra puerta apareció un león, listo para arrebatarle la vida. El circo estaba repleto de gente deseando de ver tal desigual lucha. El león se dirigió  sigilosamente a Androcles pero, de pronto, y comenzó a refregar su cabeza contra el cuerpo del esclavo

La multitud quedó plasmada y luego comenzó a gritarle al emperador que el esclavo había dominado a la fiera y que merecía la libertad.

El César no podía contradecir semejante pedido y dio la orden para que Androcles fuera liberado.

Androcles quedó libre y nadie se enteró jamás que sus APARENTES PODERES eran, en realidad, una DEMOSTRACIÓN DE GRATITUD de la bestia por haberlo cuidado”.

2 comentarios sobre “EL RECONOCIMIENTO…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .